viernes, mayo 21, 2010

Así enseño

Por: Corina Ruiz Flores Frausto.

Me he fijado que cuando más éxito tienen las clases, es cuando los estudiantes opinan y tratan de explicar alguna situación. De repente todas las alumnas comienzan a participar, y más si se sienten identificadas con el tema que estamos tratando.

Mi clase es Orientación Vocacional y se presta mucho para que se analicen temas en torno a experiencias personales y de otras personas conocidas; se torna un ambiente de reflexión y todas intentan encontrar respuestas a las interrogantes de sus propias compañeras, luego intento yo participar orientando las opiniones para que logren ser mediadas y conceptualizadas.

Lo más complejo para las estudiantes es comprender teoría que creen que no les ayuda, por eso, mis intenciones al planear la clase, son generar siempre una especie de mesa redonda, o debates, en donde no concluimos una respuesta correcta, sino que dimensionamos diferentes puntos de vista alrededor de la idea de vocación, elección vocacional, profesiones, universidades.

En otras ocasiones, explico conceptos y les pido a ellas ejemplos, además, ellas realizan sus propios apuntes y los leen para que las demás corrijan o complementen sus definiciones. En estos casos, intento que sea por turnos y tiempos. Luego, en las clases siguientes, hago sesiones de preguntas y respuestas, en donde aclaramos dudas, y entre todas respondemos. Lo que les entusiasma a las estudiantes es que las preguntas son confidenciales, pero entre todas las respondemos.

Me doy cuenta que mis clases no son muy estructuradas, no planeo pensando mucho en momentos específicos del contenido, sino más bien, intento que ellas se involucren y participen, si no es hablando, que sea escribiendo, pensando, preguntando por escrito. Quizás esta metodología es interesante en muchos sentidos y tiene muchas ventajas, pero una desventaja es que no tengo una sistematización del contenido, sino que me guío a través de los temas.

A grandes rasgos, esa es la manera en la que enseño ;)

2 comentarios:

Patricia dijo...

El problema de saber qué estudiar radica en que no distinguimos qué es realmente nuestro y qué no, a pesar de que nos llame la atención.

No sabemos cuál de nuestros anhelos constituye una vocación.

A veces tenemos claro nuestro anhelo vocacional pero no sabemos desde qué carrera desarrollarlo.

Todo esto se ha investigado por más de 20 años en mi-carrera.com y nos ha permitido construir el Test Vocacional kpertuss que se compone de 3 etapas:

Test Autoconocimiento para reconocer las características personales que guardan relación con las profesiones.

Test Vocación para saber cuál de todos nuestros intereses es nuestra vocación. Lo que determina el Área Vocacional.

Test Carreras con una clasificación de carreras por Área Vocacional donde es posible evaluarse en cada carrera del Área Vocacional de acuerdo a las características personales.

http://mi-carrera.com/TestVocacional.html

Flor de Loto dijo...

Muchas gracias por el comentario, ya había visitado la página y ahora lo haré con más razón.

Saludos.