jueves, junio 24, 2010

Enseñar Orientación Vocacional



El propósito de la Orientación Vocacional en el bachillerato, es que el estudiante continúe sus estudios superiores, eligiendo una profesión pertinente a sus necesidades personales y a las necesidades sociales. 

Para muchos, la vocación es mucho más amplia e implica factores como la personalidad, la autoestima, la historia personal, habilidades y destrezas cognitivas y manuales. Para otros, simplemente, la vocación es producto de las necesidades que se presentan en un momento determinado y la decisión de estudiar una o utra profesión, recae en la solución de la situación personal. Para otros, es mera casualidad.Sea cual sea la idea que tengamos de la vocación, la asignatura en el bachillerato debe prevenir la deserción de los estudiantes en el nivel superior y la falta de motivación para seguir aprendiendo.

Las formas en que el docente elige interactuar con los contenidos y con los estudiantes, determina en gran medida el éxito de la decisión de una profesión. Uno de los modelos más usados consiste en que el alumno identifuque los factores internos y los factores externos a la elección de una carrera profesional determinada, los primeros implican la medición y conocimiento de habilidades y preferencias universitarias, gustos e inclinaciones; los segundos se refieren a la oferta educativa, nivel académico, costos y situación social con respecto al campo laboral y económico, principalmente.

En la actualidad, los modelos de orientación vocacional están apostando por la visualización e interacción con actividades profesionales específicas que permitan que el estudiante pueda darse cuenta, en realidad, cómo es una profesión, qué puede resolver si elige tal o cual profesión y de qué manera podría insertarse en el campo laborarl. La idea es que el alumno pueda tener, en la medida de lo posible, una representación fiel de lo que implica estudiar una carrera profesional y desempeñarse en tal.

En este caso, los docentes podemos trabajar con los aprendizajes previos de nuestros estudiantes con respecto a profesiones, intentando un espacio de intercambio con las representaciones que ya tienen construidas y presentándoles alternativas para que reconstruyan y obtengan representaciones cercanas a la realidad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta mucho tu blog, creo que para los docentes que formamos parte de este trabajo tan importante es una gran lección.

¿Pero no crees que en ocasiones las competencias son mitos?
Creo que el romper con paradigmas es lo que más cuesta en la forma de la enseñanza, sobre todo porque partes del enfoque que tenga la propia institución.

Fiore Di Loto dijo...

Hola.

Gracias por el comentario. Me gustaría más que no fueran anónimos, siento mejor saber que "alguien" entra a mi blog y le puedo responder. =)

Diría que las competencias en realidad no son mitos, porque hay investigaciones detrás y el paradigma ha tenido un marco curricular constructivista implementado en muchos países.

Quizás te refieras a que competencias se vuelven mitos en el momento en que las llevamos al aula y el docente tiene un marco interpretativo limitado y no quiere avanzar... entre otras cosas, como dices, cuenta la institución y el sistema burocrático que tenemos. En ese sentido, estoy de acuerdo.