viernes, septiembre 18, 2009

Problematizar la orientación vocacional



Para la mayoría de nosotros, la vocación es equivalente a escuchar una voz que nos llama a determinada profesión. Se relacionaba principalmente a estados espirituales, guiados por una persona experta en el tema (Sánchez y Valdés, 2003). Precisamente, esa idea que se ha hecho alrededor de los conceptos de la Orientación Vocacional, ha sido “de carácter nebuloso y puntual, desconectada de la problemática comportamental, del medio sociocultural y laboral, y del desarrollo personal”(Rivas,1995: 24). A esto se atribuye, principalmente, el rezago en el que estuvo durante tantos años el estudio científico de lo vocacional.

Aún así, la orientación vocacional ha evolucionado conforme a la dinámica y exigencias del mundo moderno, tratando de responder principalmente a la necesidad de ayudar al sujeto a la elección libre de una ocupación o profesión (Martínez, M., 2004), en la actualidad, surge una nueva configuración de la Orientación Vocacional: La perspectiva histórico social, en donde se relaciona la elección del qué hacer estrechamente con el momento que vive el sujeto, con su contexto y las características históricas determinadas, en donde se toman en cuenta desde su historia individual, hasta las cuestiones políticas, económicas y culturales de la sociedad donde vive. De modo que los problemas vocacionales no podrán comprenderse desde la sola referencia a los individuos aislados, ni tampoco en el otro extremo, el de la causalidad de la sociedad (Rascovan, 2004).

En este nuevo enfoque, la Orientación Vocacional se enfrenta a nuevos retos que aún se están conformando. Por un lado, si a la orientación de carrera se le concibe ahora como parte de los procesos de socialización y educación, su enfoque debe ser preventivo tomando en cuenta algunos factores sobresalientes del sujeto y su contexto, como procesos de socialización en la infancia, la vinculación del adolescente con el mundo del trabajo, experiencias en diversos ámbitos ocupacionales, exploración de las aptitudes y capacidades, el desempeño del trabajo adulto y la satisfacción laboral, aspectos que requieren un mayor análisis a partir del contexto mexicano (Leyva, 2007).

(Primera parte)

Imagen: buscador google
Fuentes: (pendientes)

2 comentarios:

bagismo dijo...

vaya q falta mucho por explorar, teorizar, proponer y aprender en esas cuestiones de orientacion vocacional!

ahora hay mas responsabilidades para ambas partes, tanto para orientado, como orientador ya q se le toma mas seriedad al tema, recuerdo q antes esa clase de orientacion se le veia como un requisito y nada mas!, q chido q esta cambiando esa percepcion!

Flor de Loto dijo...

Hola, guapo! muchas gracias por tu comentario.

Tienes razón, la clase de orientación, lamentablemente, se entendía y se sigue entiendiendo en muchos casos, como un requisito o como la materia light donde vas a descansar.

Y es tan interesante! ;)

Te mando besos!